Martes, 20 de Noviembre de 2018 14:31

Lo importante de alcanzar eficacia y profesionalismo en la función pública

 

GuadalajaraInt

 

En ocasión de celebrarse en la ciudad de Guadalajara el vigésimo tercer Congreso Internacional del CLAD el Director de la ONSC Dr. Alberto Scavarelli en su calidad de Presidente del Consejo Directivo del organismo mantuvo entrevistas con medios mexicanos y formuló distintas consideraciones sobre los cambios y la importancia del fortalecimiento de la función pública y como repercuten estos en la comunidad.

Al inicio de sus declaraciones el Dr. Scavarelli comenzó explicando que “el objetivo principal del CLAD es el análisis, el estudio, el seguimiento y la exploración de todo el fenómeno de la función pública, como instrumento ejecutor de las políticas y medidas que disponen los gobiernos y tratamiento directo con la población que es a la que se debe, en un mundo que ha cambiado mucho. Felizmente, en el sentido de que el funcionario público ya no está sometido más a la obediencia debida, a la obediencia ciega de la orden de cualquiera, es decir, tiene el derecho de decir, esto no se puede hacer, por ejemplo; es una garantía eso, es una garantía para él, para la comunidad y hasta para el propio Jerarca”.
“Este, el 23er. Congreso Internacional del CLAD, es el primer encuentro en la historia del CLAD que se realiza - gracias a la fecunda tarea de los representantes de México en el CLAD -, en una Universidad y en este caso como un participante activo que ha sido la Universidad de Guadalajara”, agregó.

 

La imagen del funcionario público
Al ser consultado sobre cómo cree que es en la actualidad la relación de la función pública y el funcionario público con la comunidad, Scavarelli precisó que “por una causa u otra nunca ha sido sencilla. Primero, porque al funcionario público se lo asocia a la recaudación, inspección y contralor; y por ahí no ha sido fácil de sobrellevar y segundo porque no siempre los funcionarios públicos han tenido la dosis de ternura en el trato con la gente cuando está en momentos complicados. Por suerte ha cambiado mucho eso ahora con las continuas capacitaciones y preparaciones para la mejora de la gestión”.

Ante la pregunta de cuál era su visión sobre el fenómeno de corrupción que se ha dado en distintos países, explicó que, “el tema de la corrupción está tipificada como delito en todos los códigos penales en el mundo. Yo creo que ha habido un cambio importante; primero la comunicación en tiempo real, es un dato que está cambiando la historia, de todos los vínculos en la gente; segundo porque se está imponiendo el criterio de la transparencia, que es una palabra demasiado basta y usada, pero el acceso a la información pública ya es una consigna controlada internacionalmente, es decir, los gobiernos tienen menos espacio para hacer misterio con lo que están haciendo, la gente ahora se entera en tiempo real”.
“Por otra parte, la ética como tal, que es el comportamiento orientado al concepto moral de lo que está bien y lo que está mal y lo que es adecuado a derecho, tiene hoy un seguimiento por parte de muchos organismos. Tanto en lo interno como en lo externo del Estado cada día tiene más. Y por otro lado, está el fenómeno político, sobre todo en los años preelectorales o electorales, que en su mayoría comienzan al otro día que asumió el nuevo Presidente. Pero en todo esto, lo más grave es la patología y la consecuencia”.

 

Gobierno electrónico en Uruguay
“Uruguay termina su proceso de gobierno electrónico 100% de todo su sistema, vale aclarar que somos un país de 3 millones, pero el esfuerzo fue muy grande”.
“Eso requiere cada vez más tecnificación en quienes entran a la función pública. Antes -como en otras actividades laborales- la gente entraba a la función pública para toda la vida quizás y hoy, el nivel de rotación es muy alto y se exige que haya funcionarios con mayor preparación. A mí me preocupa mucho la vocación por el servicio público. Yo quisiera que en nuestros países las personas en cada una de las disciplinas académicas tuvieran vocación de participar en el Estado. Ahora, cuando uno le pone esa carga, de la patología, parecería que todo está en esa naturaleza, y yo soy de los que creen que no es un tema generalizado; no estoy minimizando, estoy diciendo que hay una enorme cantidad de personas en los estados que tienen lealtad, dedicación y ese es el mensaje que uno le quiere dar a la gente joven; que se vinculen a lo público. El Estado es soporte de civilización; antes el Estado llevaba civilización a zonas deshabitadas, hoy el Estado está recuperando civilización dentro de las zonas urbanas, cuando quedan aisladas o quedan en manos del delito” señaló.
En referencia al código de ética pública que aprobó el CLAD en Guatemala recientemente, Scavarelli explicó que, “este código automáticamente pasa a la cumbre de presidentes y si se lo toma pasa a ser un insumo para las legislaciones nacionales. Lo que queda claro es que la sanción de la normativa, la toma de conciencia, la exigencia pública y la puesta en práctica y el juzgamiento posterior, no son procesos automáticos. Lo que sí es importante es que la gente lo exija, que haya inteligente oposición y que el gobierno cumpla con sus métodos y sus obligaciones”.
Finalizando dijo, “Yo estoy dispuesto a sacrificar eficiencia a cambio de eficacia, lo que sí quiero es que se cumplan los cometidos del Estado y evidentemente hay que estar encima y la Prensa también cumple aquí un rol fundamental en lo que tiene que ver con la seriedad de las noticias y ayudando a la población a entender”.